Categoría: La Empresa en la pantalla

La locución, la fuerza del video


Uno de los aspectos a tener en cuenta y que tiene mucho poder en el producto que se vaya a realizar, es la locución. Si bien no es lo único en un video corporativo, sí es determinante. Una locución poderosa, atinada y que genere identificación con su organización, garantizará que los contenidos lleguen sin ningún inconveniente a sus públicos. La voz elegida es la encargada de representar todos y cada uno de los intereses de su organización.

Ahora viene la pregunta. ¿Cómo encuentro la voz adecuada para mi producto?

Sigue leyendo

Anuncios

¿Para qué hacer un video institucional?


¿Para qué hacer un video institucional?

¡Piénsalo!

Un video institucional es una herramienta que sirve para mostrarle a tus grupos de interés qué hace tu compañía, cuál es su filosofía, su visión a futuro, entre muchos otros factores. Pero ten cuidado, pues no es algo que esté listo de la noche a la mañana.

Sigue leyendo

Tercer Aspecto: El Tiempo


Tercer aspecto: El tiempo

Tercer aspecto: El tiempo

Uno de los puntos que hacen dudar a los gerentes o directores de área respecto a la realización de un video es la complejidad que conlleva realizar una pieza audiovisual. El escenario se presenta hacia los dos extremos:

  • Unos piensan que es muy sencillo y fallan al calcular los tiempos de producción, afectando la ejecución, y en muchos casos obteniendo como resultado un producto fuera del tiempo requerido y que, además, no satisface las expectativas.
  • Otros piensan que es un proceso muy demorado y descartan la posibilidad de hacerlo sin revisar a profundidad si es posible o no.

Pensar en realizar una pieza audiovisual debe ser una labor consciente y en donde ser revise cada detalle. Siempre es mejor consultar con los expertos. Ellos aterrizan la idea al lenguaje audiovisual y dimensionan qué es lo mejor.

Es frecuente oír frases como “…queremos una animación, algo así como Shreck, pero más simple..”. 

Bueno. No tiene nada de malo, pero sí es importante aclarar que una animación es uno de los formatos más exigentes en cuanto a tiempos de realización, entonces no se puede resolverse en un día, o en el transcurso de unas horas.

Cuando vayas a realizar o pensar en solicitar un audiovisual, ten en cuenta el tiempo de ejecución, con eso podrás planearlo sin ningún afán. Teniendo el tiempo suficiente, tu producto impactará, será efectivo y comunicará lo que quieres comunicar.

Segundo aspecto: Efectividad


Siempre es el momento adecuado para realizar un video. Una herramienta clave que puede, incluso, no solo aportar a los objetivos estratégicos de una organización, sino reducir significativamente los costos de su operación. Estas son algunas razones de su efectividad:

  • Movilidad: Reduce la movilización de equipos humanos y asegura su presencia en lugares (incluso al mismo tiempo) cuando la logística complica su asistencia en persona.
  • Significado: Un video bien realizado es inequívoco. Transmitirá sin variaciones la información, siempre. De la misma manera, si está mal concebido, el riesgo de comunicar mal la información, es grande.
  • Apropiación: Genera identificación en sus destinatarios, cuando son incluidos en el desarrollo del producto. Es motivo de orgullo y esto facilita su distribución e impacto. Ej (noticieros internos, informativos, magacines)
  • Distribución: Hoy en día, gracias a la tecnología existen muchas maneras de distribuir un video. Se puede subir a un servidor y descargarlo en otro lugar del mundo, se puede generar en DVD, CD, portar en USB, subirlo a Youtube con acceso abierto o restringido. También, permite comentarlo, interactuar con él. No es una herramienta rígida, de una sola vía.

Estas son algunas razones por las cuales trabajar el video como herramienta comunicacional en las organizaciones es una decisión acertada. El producto, así parezca simple, tiene muchas bondades, beneficios, es efectivo; pero mal utilizado puede resultar contraproducente para la organización. Un poco de lo que hablaba en el anterior post. El video siempre debe trabajarse con calidad. Debe ser pensado con estrategia.

 

Primer Aspecto al Relizar un Video: La Calidad


Cuando alguna organización decide utilizar el video como herramienta para la comunicación de contenidos estratégicos no debe escatimar en su calidad. A veces se piensa que como el producto es para audiencias internas, no debe tener mucha calidad. Esto es falso. Trabajar con mala calidad, distorsiona y afecta el producto final, dificultando que cumpla su objetivo.

¿Qué se entiende por calidad?
Pues bien, no necesariamente calidad tiene que ver con el presupuesto que se destine para la elaboración de un proyecto. Calidad, básicamente hace referencia a la satisfacción del usuario final y que se comunique lo que se pretendía comunicar.
 
Lo que quiero decir es que no es verdad que “a mayor presupuesto, mayor calidad”. Lo importante es que cuando piense en realizar un producto audiovisual, cuya audiencia son sus colaboradores, compañeros de trabajo o subordinados, lo haga con “todas las de la ley”.
 
Pon todo tu talento a la disposición del producto, toda tu creatividad y en cuando tengas que asignar recursos, medítalo bien. Recuerda que un buen producto audiovisual es siempre una buena inversión. Un video es tu mejor aliado en todo momento.